miércoles, 28 de noviembre de 2012

KEEP YOUR BALANCE


Segunda colaboración con @davidarsu, esta vez para hablaros de una terapia en la que nos hemos formado recientemente: Halliwick®-Therapy. 
Son varios los blogs, páginas web, libros y artículos que proporcionan información teórica al respecto (por ejemplo, los de la bibliografía), así que intentaremos explicar algo diferente y un poco más práctico, siempre desde nuestro punto de vista.

Para empezar, Halliwick no es un método, es un concepto, y como tal, tiene unas directrices (programa de 10 puntos) pero no unas normas fijas. Fue desarrollado alrededor del año 1950 por McMillan. Éste era amigo del matrimonio Bobath, lo que seguramente fomentó que ambos conceptos se influenciaran y se pueden encontrar fácilmente muchos parecidos (de ahí que a veces se haga referencia a este concepto como “Bobath en agua”). Además hay varias corrientes, se puede utilizar como iniciación a la natación pero también con aplicación clínica, como es nuestro caso.  
Algo muy característico de Halliwick es que busca la independencia del paciente en el agua, por lo que no se utilizan flotaciones y se intenta dar el mínimo apoyo físico al paciente. Se promueve que sea lo más dinámico y activo posible. Finalmente pretende que el paciente pueda desenvolverse de manera más autónoma en tierra.
El agua es un medio inestable, lo que provocará más reacciones en el cuerpo, y los movimientos efectuados serán más lentos. Por todo esto, uno de los pilares básicos que trata es el equilibrio, aunque también tiene beneficios a muchos otros niveles.
En general, la idea que se tiene de Halliwick es que se utiliza básicamente en pediatría. Esos fueron los inicios del concepto, pero en realidad cualquier persona se puede beneficiar de él.
La terapia se puede enfocar de muchas maneras distintas en función de las necesidades del paciente: grupal (valiéndose de juegos, canciones, etc.) o individual (pudiendo derivar hasta en la terapia especifica en el agua, WST). Además existen muchas formas de variar la terapia y la dificultad de los ejercicios (turbulencias, efectos metacéntricos… conocidos como “desapegos”).
Halliwick está en constante desarrollo y rigiéndose cada vez más a la ciencia y la evidencia. Todas las actividades y ejercicios terapéuticos que plantean se basan en la mecánica de fluidos y se ajustan a la CIF. La terapia acuática ha demostrado su eficacia en una gran diversidad de alteraciones (físicas y cognitivas) y en varios niveles (déficit, actividad y participación), pero lamentablemente no es una terapia excesivamente investigada.







Por supuesto estáis invitados a compartir cualquier duda, experiencia o comentario :)

jueves, 15 de noviembre de 2012

DISTO... TORTI... ¿QUÉ?



Distonía cervical (o tortícolis espasmódica). ¿Os suena? Puede que no...

La ALDEC (Associació de Lluita contra la Distonia a Catalunya) define la distonía como "un síndrome neurológico caracterizado por contracciones musculares involuntarias, sostenidas y repetidas, de músculos opuestos, que causan movimientos espasmódicos o posturas anormales". Puede darse de manera generalizada, pero en este caso hablamos de una distonía focal, puesto que la alteración se focaliza en la columna cervical. Os dejo el enlace de la asociación para más información acerca de la sintomatología y tratamientos. Evidentemente el origen es desconocido, se sospecha de los ganglios basales, pero hay tantas estructuras afectadas que dificultan la investigación... 

El año pasado tuve la oportunidad de colaborar con ellos en un programa de reeducación funcional en el agua y os voy a contar un poco en qué consistía, para que tengáis alguna idea de lo que se hace a nivel de fisioterapia.

Por lo visto existe un método "específico" para ello (métodos por doquier...) desarrollado por J.P. Bleton, e incluso hay artículos y una guía que os dejo por si la queréis ojear.

Pues bien, lo que hacíamos nosotros era terapia en la piscina, pero seguía los mismos principios. Podríamos dividirlo en dos partes:

  • Relajación: al inicio y al final de la sesión
  • Trabajo específico. Cada persona con distonía tendrá afectada una musculatura en concreto y es muy importante saber eso para personalizar la terapia, saber qué movimientos hay que facilitar y cuáles hay que evitar. Básicamente nos centrábamos primero en trabajar el esquema corporal, que supiesen reconocer bien su línea media y llegar a ella desde cualquier posición (con ayuda de la vista para coger referencias al principio pero principalmente sin ella). Y a partir de ahí les enseñábamos a realizar el movimiento contrario a su patrón distónico (normalmente una combinación de los tres planos) y lo trabajábamos en diferentes posiciones, facilitando o dificultando la rotación. Otro aspecto a tener en cuenta es hablarles desde el lado contrario al distónico para fomentar este movimiento que les es más dificultoso y poco habitual. 

La terapia acuática ofrece muchos beneficios. En este caso, los más destacados son la disminución del dolor y los espasmos, una mayor conciencia corporal y también un mayor bienestar a nivel psicológico personal y social.



Para cualquier duda, comentario o información que deseéis ampliar, ya sabéis, más abajo tenéis espacio para comentar ;)

lunes, 5 de noviembre de 2012

EVIDENCIANDO II



    Noticias/estudios/curiosidades de la segunda quincena de octubre: