martes, 17 de septiembre de 2013

EL FISIOTERAPEUTA AUTÓNOMO


Yo me lo guiso, yo me lo como.


La vida del fisio empresario y autónomo es dura. Sobretodo si no dispone de capital para contratar empleados y delegar funciones y tiene que repartir su tiempo entre múltiples tareas (algunas no muy de su agrado...).

LA NUTRICIÓN NO ES FISIOTERAPIA. LA VENTA DE PRODUCTOS, TAMPOCO.