sábado, 25 de julio de 2015

CULPABLE



Venga pues. A riesgo de parecer dramática, lo voy a soltar. Yo me he sentido así. CULPABLE POR NO TENER TRABAJO. 

Me esforcé para formarme de la manera que consideré más adecuada para mis objetivos profesionales, hice prácticas, voluntariados, etc. y cuando me sentí bien preparada para trabajar no había ningún hueco para mí. Mandé, mandé, mandé y volví a mandar currículums sin conseguir ni una simple entrevista. También hay que decir que no me interesaban según qué condiciones en las ofertas laborales (siempre he tenido fama de exigente) y quería conseguir el trabajo por mí misma, sin tener que recurrir a ciertas puertas (casi una odisea hoy en día). El caso es que durante unos cuantos meses sentí que había algo malo en mí. Vale que soy poco sociable pero... ¿es para tanto? Me encontraba a antiguos compañeros (de otras profesiones) por la calle y todos trabajaban. Yo era la fracasada de la clase. La presión social en estas situaciones es enorme. Me encontraba compañeros de la carrera, de la misma promoción o posteriores, y parecía que todos eran unos cracks. Dejé de ir a cursos, charlas... Me aislaba todavía más porque me daba vergüenza reconocer que seguía sin trabajo. Está mal visto. Me planteé seriamente emigrar a Francia, pero me resistía. Después de muuuuchos meses encontré un trabajo y todo esto quedó atrás, aunque tal y como siguen las cosas (y la famosa salida de la crisis) nadie me asegura que no me vuelva a ver en esas. 

Teniendo en cuenta los cientos de fisioterapeutas que salen cada año de las facultades, estoy segura que más de uno se ve en esta situación. Esta entrada va para vosotros. Sé que no es suficiente, pero NO ES CULPA VUESTRA, no sois el problema. Os habéis metido en una profesión preciosa pero hoy en día complicada. El sistema no es sostenible, a parte de corrupto. Porque ya me perdonaréis, pero la situación laboral de la fisioterapia en España da asco. Faltan presencia de fisioterapeutas en la pública, faltan condiciones laborales decentes, sobran fisioterapeutas, sobran universidades... La situación es mala, pero hay que reconocerlo, protestar y apoyarnos unos a otros. Porque haciendo ver que no pasa nada, aparentando que tenemos más y que somos geniales no conseguiremos cambiar esta penosa situación. Lo que viene ahora es ¿cómo narices lo arreglamos?


Todo esto viene a colación de esta genial entrada de @pitiklinov sobre la psicología positiva para los parados. Gracias Pablo!


sábado, 18 de julio de 2015

FISIOET


En ocasiones los fisios parecemos de planetas diferentes.

Existen tantas maneras de entender la fisioterapia, metodologías de actuación tan variadas, argumentos que unos fisios dan por válidos y que a otros les escandalizan... me sigue sorprendiendo lo diferentes que podemos llegar a ser. ¿De verdad hemos estudiado la misma carrera?